Partner at SIGMA International and Global Market Attorneys

ENTORNO PROPICIO PARA LAS TRANSACCIONES COMPLEJAS

0 Shares
0
0
0
0

Por: Cecilio Castillero | [email protected]

Una economía dolarizada en la que predominan un sector servicios experto, unas instituciones financieras sólidas y un hub logístico internacional hacen de Panamá un país atractivo para la inversión extranjera directa. Muchos inversores observan con interés el mercado local superviviente a la pandemia, en el que puede haber fusiones y adquisiciones (M&A) en los próximos meses.

Algunas de estas fusiones y adquisiciones entrarán dentro de la categoría de transacciones complejas, que son transacciones en las que los actores de un acuerdo tienen alguna necesidad especial de proteger sus intereses y para ello se introducen muchos elementos contractuales. Generalmente, estas transacciones involucran un monto económico elevado, lo que aumenta el número de protecciones y por lo tanto su complejidad. En una transacción compleja se negocian y firman múltiples contratos diferentes con el fin de definir cómo se actuará en diversos escenarios que podrían producirse (o no) y que impactan en los intereses de las partes. Estos contratos son muy específicos para cada transacción y, por consiguiente, hay que elaborarlos de manera individualizada, lo cual también aumenta su complejidad.

También pueden ser transacciones complejas las financiaciones de deuda, las emisiones de capital en grandes proyectos o las transacciones transfronterizas. Los clientes de este tipo de servicios son las empresas que van a comprar a otra empresa o las que van a ser compradas, los bancos que financian la adquisición, las empresas fiduciarias, etc. Por ejemplo, en una financiación de proyecto participan la compañía del proyecto (que sería la deudora bajo la financiación), el banco que organiza la financiación, los bancos que ponen el dinero, y los agentes de garantías, que en Panamá suele ser un fiduciario. Si el proyecto es público, hay que tener en cuenta, además, los requisitos de los Ministerios involucrados.

Ejemplos de transacciones complejas serían la financiación de la Línea 2 del Metro de Panamá, la adquisición del Centro Médico Paitilla por el Grupo Hospiten, la adquisición del Proyecto Gatún de generación eléctrica a base de gas natural y la financiación de las empresas de EnfraGen Group en América Latina.

En el caso del Proyecto Gatún, por ejemplo, al ser una adquisición y una financiación por montos elevados, hubo que hacer múltiples contratos. Los principales fueron el contrato de adquisición, el contrato de préstamo para la construcción, el contrato de préstamo de aportes de capital, dos contratos de depósito, un fideicomiso, una hipoteca de bienes inmuebles, una hipoteca de bienes muebles, dos contratos de prenda de acciones, un contrato de cesión de derechos, dos contratos de aportes de capital y dos contratos de garantía. En cada contrato intervienen diferentes actores (comprador, vendedor, bancos financiadores, diferentes firmas de abogados, etc.). Al estar el comprador en otro país, se trataba de una transacción transfronteriza. Todos estos elementos contribuyen a la complejidad de la transacción.

Especialistas en transacciones complejas

En las negociaciones de este tipo de contratos, las empresas ponen en riesgo mucho dinero, prestigio y tranquilidad. Por eso es habitual contratar a despachos de abogados, ya que requieren conocimientos especializados que los abogados internos de las empresas generalmente no atesoran.

Las empresas esperan que los abogados especializados en transacciones complejas les ayuden a estructurar los términos del acuerdo, prever todos los posibles escenarios, negociar de manera efectiva y plasmar los acuerdos en una serie de contratos. La experiencia les permite entender al cliente y a la contraparte y prever lo que pueden necesitar, así como plantear soluciones razonables y aceptables para todas las partes.

Un experto en transacciones complejas debe ser capaz de comprender la estructura integral de la transacción y, a la vez, de concentrarse en cada elemento individual del acuerdo. Debe prever los riesgos del proyecto en cuestión para cubrirlos en los contratos y después sentarse a negociar con muchas personas para defender los intereses de su cliente.

Estas capacidades se desarrollan estudiando muchos contratos, negociándolos, cerrando muchas transacciones. Este trabajo repetido suele encontrarse en despachos de abogados, y no internamente en las empresas. Por consiguiente, es precisamente en los despachos de abogados donde se aprende a navegar en transacciones complejas.

Algunas empresas de Panamá han salido de la pandemia con voluntad de invertir, para lo que requerirán endeudarse. Otras tienen las finanzas golpeadas y están abiertas a abrirse al capital extranjero. Aunque no son la norma, en Panamá hay bastantes transacciones complejas. Generalmente, son financiaciones y compraventas. Es común que se produzcan en el sector energético, banca o telecomunicaciones, pero se han dado casos en casi todos los sectores. Algo parecido ocurre en el resto de la región de Centroamérica y el Caribe. El entorno en esta área es en este momento propicio para las transacciones complejas.

***Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor, y pueden no coincidir con las del cuerpo editorial de esta revista o las de este gremio empresarial.

publimovil
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like